Gírame para verme correctamente
¡Gracias!

Blog

¿Qué es Sonda Internacional?

El fotoperiodista Santi Palacios explica las razones de crear un medio especializado en periodismo visual sobre la crisis climática

Por Laia Pascual

septiembre 30, 2022

Ver para comprender es el lema con el que nace Sonda Internacional, un nuevo medio de comunicación que busca contar la crisis climática a través del periodismo visual. Su objetivo es poner la cámara y el foco en contextos que ayuden a entender las dimensiones de esta crisis, el mayor desafío al que nos enfrentamos a nivel global, y contarlo en imágenes que vayan más allá del impacto inicial.

Detrás de Sonda Internacional está un grupo de periodistas, la mayoría especializados en foto y videoperiodismo, con una amplia trayectoria en el terreno internacional, que plantean mostrar distintos aspectos de la crisis climática a través de un periodismo de fondo, de calidad y desde el terreno. Buscan financiarse a través de donaciones para poder contar historias que merecen ser vistas. 

Charlamos con el director y cofundador de Sonda Internacional, el fotoperiodista Santi Palacios, para que nos cuente las inquietudes, los objetivos y las expectativas que condujeron al grupo a idear este proyecto. 

¿Qué es Sonda Internacional?

Sonda Internacional es un medio de comunicación especializado en periodismo visual sobre la crisis climática, en cuya creación estamos trabajando un grupo de compañeras y compañeros. 

Lo resumo en cuatro pasos: trabajamos sobre la crisis climática porque es la mayor problemática a la que nos enfrentamos a nivel global; hacemos periodismo visual porque creemos que no estamos siendo capaces de ver en imágenes, al menos no tanto como deberíamos, las consecuencias de esta emergencia; lo hacemos en castellano, porque en el mundo existen más de quinientos millones de hispanohablantes pero, a diferencia de lo que ocurre en el mundo anglosajón, no hay apenas medios con capacidad para financiar periodismo en profundidad, de calidad, especializado y sobre el terreno; y es un medio de comunicación sin ánimo de lucro porque el periodismo de calidad es un servicio público valorado por la población, pero rara vez logra ser un negocio rentable. 

Esperamos llevar a cabo este proyecto a través de donaciones de particulares. Necesitamos ser muchos pequeños donantes para hacer posible un espacio en el que producir y publicar este tipo de periodismo visual.

Dices que es un medio sin ánimo de lucro que se financia con donaciones, algo que parece complicado. ¿Qué os hace pensar que esto vaya a ser posible?

Sonda Internacional es un reto que solo funcionará si la gente quiere que funcione. Somos conscientes de que va a ser muy difícil crear y mantener un medio de comunicación de estas características, y encima creándolo entre un pequeño grupo de compañeros con un presupuesto tan limitado. Solo estamos empezando y lo hacemos siendo muy conscientes de que la idea puede no funcionar. Pero las características y la finalidad del proyecto hacen que el reto merezca la pena.

También has mencionado que el periodismo de calidad es un servicio público pero rara vez un negocio rentable, ¿a qué te refieres?

La decisión de crear Sonda como un medio de comunicación sin ánimo de lucro nace de muchos años de trabajo viendo como el modelo de negocio en la industria de los medios sólo parece conducir a escenarios en los que no es posible hacer periodismo en la forma en la que nosotros lo planteamos.

Nunca antes habíamos tenido tanta información a nuestro alcance, pero apenas pagamos por ella. La población demanda información de calidad, especialmente cuando suceden grandes acontecimientos, y al mismo tiempo miles de periodistas se esfuerzan por alcanzar esos niveles de calidad sin apenas medios para conseguirlo.

Dos buenos ejemplos cercanos son el comienzo de la pandemia y el estallido de la guerra de Ucrania. En ambas ocasiones, millones de personas acudieron a los medios porque les preocupaba lo que estaba sucediendo: querían información y de calidad. Y al mismo tiempo había miles de periodistas trabajando muy duro con muy pocos recursos para producir esa información. 

En términos económicos, el periodismo de calidad se ha convertido en un producto no rentable fuera de la televisión, salvo contadas excepciones en el mundo anglosajón. La demanda no cubre los costes económicos de la producción, pero al mismo tiempo la población pide que exista. Así que no parece descabellado pensar que la única forma de conseguir llevarlo a cabo sea a través de donaciones.

Necesitamos tiempo, tiempo y más tiempo para hacer un buen trabajo en contextos complejos, y el tiempo supone mucho dinero.

Es un medio que está arrancando: es todo muy nuevo, y pronto se publicará el primer proyecto en la web, ¿cómo van a ser las publicaciones de Sonda Internacional?

El objetivo es publicar grandes reportajes en profundidad, pasar meses trabajando en la producción de una historia. Asumimos que al nacer sin presupuesto no podemos aspirar a trabajar en muchos proyectos a la vez, ya es un logro producir un solo reportaje en estas condiciones, por lo que queremos hacer poco, pero lo queremos hacer muy bien. 

Queremos trabajar en cinco formatos: el primero y principal, los reportajes en profundidad que acabo de mencionar. Otra sección recogerá comparativas, creo mucho en ellas a la hora de hacer periodismo visual. En Sonda nos gustaría crear una línea temporal; bajar a tierra el concepto de seguimientos satelitales y trabajar a “golpe de dron”, o cámara en mano, para documentar la evolución de lugares o situaciones muy concretas a las que dar seguimiento a lo largo del tiempo, como pueden ser los procesos de desertificación, deforestación, reforestación y un sin fin de problemáticas. Poder observar la evolución de un lugar al comparar las fotografías realizadas año a año es una buena forma de comprender procesos que avanzan de forma gradual. 

También queremos hacer una sección de entrevistas. Estamos trabajando para crear una mirada propia, un estilo, para que grandes especialistas den respuesta a preguntas que nos hacemos en la vida cotidiana. Que nos puedan responder a cosas como: coche eléctrico, ¿sí o no?, desalinizadoras ¿pueden ser una solución o no? Que cada entrevista responda a una sola pregunta de tantas que todos nos hacemos, pero que la responda de la forma más clara y sencilla que sea posible. 

La cuarta sección se centrará en el periodismo de soluciones. No se trata de proponer soluciones, sino de divulgar proyectos que sí están funcionando. Queremos dar visibilidad a la gente que está haciendo esfuerzos, desde científicos a centros de investigación, organizaciones no gubernamentales, la sociedad civil organizada; personas que están haciendo trabajos que funcionan y a los que merece la pena prestar atención.

Por último, tendremos las que llamamos charlas visuales. Se trata de hacer una especie de charla TED en la que una fotógrafa o un fotógrafo con un buen trabajo detrás pueda subir a un escenario, contarlo y mostrarlo en unos 20 minutos. Es decir: explicar una problemática a partir de una serie de imágenes. Es también una forma de difundir trabajos potentes y llegar a otra audiencia.

¿En qué momento está actualmente el proyecto?

Llevamos mucho tiempo trabajando desde que fundamos a comienzos de 2021 la asociación, que es su forma jurídica actual. Desde el pasado 4 de mayo la landing page de la web y el sistema de donaciones están disponibles para quien quiera entrar y conocer Sonda, y ahora estamos muy cerca de poder publicar el primer proyecto, tenemos muchas ganas. 

En la web actual no mostramos la estructura de cinco secciones de la que hablaba antes: reportajes, comparativa, entrevistas, soluciones y charlas visuales, porque implicaba una inversión demasiado alta que no nos podíamos permitir. Por ahora publicaremos los primeros trabajos en un formato de proyecto que creo que ha quedado muy bien y resulta interesante para los lectores, y esperamos que aumenten las donaciones y podamos afrontar la producción de más trabajos y la actualización de la web en un futuro cercano.

Santi Palacios trabaja en un reportaje sobre contaminación en un vertedero de Delhi, India. © Maribel Izcue para Sonda Internacional

Como fotoperiodista, ¿qué reto personal te supone el hecho de narrar la crisis climática a través de las fotografías? ¿En qué se diferencia de explicar un conflicto o una migración?

Las problemáticas ambientales que conducen a la crisis climática me las he encontrado siempre, aunque estuviera trabajando en temas completamente diferentes. Las he visto en todas partes, sea en un primer, segundo o tercer plano. Por ejemplo, trabajando en el Mediterráneo puedes ver vertidos de gasoil; en zonas remotas de la frontera entre la India y Bangladesh que están empezando abrirse al turismo se ve ya una contaminación por plásticos espeluznante En la guerra de Ucrania me hablaron, nada más llegar, de los riesgos que suponían los bombardeos en zonas donde hay residuos radiactivos; ni que decir ya las centrales nucleares. Y en los anillos de pobreza que rodean grandes ciudades latinoamericanas te encuentras con que muchos de los recién llegados están ahí después de migrar desde zonas rurales, afectadas en muchos casos por problemáticas ambientales o climáticas que les impiden seguir viviendo como lo hacían. 

El periodismo visual tiene la capacidad de informar, y debe hacerlo. También tiene gran capacidad para evocar emociones, crear empatía y generar impacto. Combinar ambas cosas es algo realmente difícil de hacer, y uno de los retos que más nos interesa. Me parece especialmente complicado hacerlo en el contexto de la crisis climática pese a su gravedad. No quiero que se malinterprete, y por eso lo pongo entre muchas comillas, pero es relativamente más fácil —y no digo que sea fácil— generar empatía en los lectores con las imágenes de un bombardeo, ahora mismo en Ucrania, por ejemplo, o con los rescates en el Mediterráneo Central, que con las imágenes de muchos de los contextos en los que te puedes imaginar fotografiando al tratar de documentar la crisis climática. 

Si me preguntas como solucionar eso, como mejorar la forma de documentar y explicar la crisis climática, mi respuesta sería: hagamos que Sonda Internacional funcione y entonces sabré responderte. 

Queremos especializarnos, ponerlo en práctica, hacerlo bien y mejorar; ser capaces de ir más allá de la imagen impactante. Porque necesitamos un contexto, una explicación del antes y el después, que nos permita comprender una problemática más allá del fogonazo impactante. Y, al mismo tiempo, seguimos necesitando esas imágenes capaces de generar empatía, porque en un mundo en el que estamos saturados de información y de fotografías, primero necesitamos llamar la atención para después explicar algo en profundidad. Necesitamos encontrar esos equilibrios.

Por curiosidad: ¿por qué se llama Sonda Internacional?

Paso mucho tiempo en el mar. En los barcos la sonda náutica determina la profundidad. Empecé a darle vueltas al nombre y me gustó lo que representa. No solo la sonda náutica, porque sondas hay en muchos ámbitos: todas ellas son instrumentos para recabar información, instrumentos que lanzas para obtener datos y generar conocimiento a partir de ellos. El proyecto necesitaba un apellido y decidimos añadir “Internacional” porque la crisis climática es global y el proyecto tiene vocación internacional.

Al nombre se suma una de las fotografías icónicas que siempre me ha gustado, The Blue Marble (la canica azul), una fotografía realizada en 1972 por los tripulantes del Apolo 17. La primera fotografía en la que pudimos ver la Tierra por completo. Esa imagen inspiró el logo de Sonda.

Muchas gracias,